Ya me falla la memoria. Acerca del funcionamiento cerebral en la memoria del adulto mayor.

– Pancho, pásame la esa cosa

– Abuelita, soy Pepe

– Si, tú, pásamela

Al llegar a la vejez, uno de los temas que más preocupan a las personas es que, como parte de esta etapa, la memoria comienza a fallar; esta idea se ha vuelto muy popular, llegando a tomarse como cierta e irremediable, pero realmente ¿se pierde la memoria?

memoriaSegún diversos estudios realizados, las conexiones neuronales se van perdiendo, lo cual hace más difícil recuperar la información, por lo que es más difícil recordar algo en específico, sin embargo, también se observa que el cerebro tiende a compensar las declinaciones en un área del cerebro con el mantenimiento o la mejora en otra área, por ejemplo:

“El hipocampo, que es crucial para almacenar nueva información, pierde el 20% de sus células nerviosas… pero el recuerdo del aprendizaje previo puede incluso mejorar como resultado de las conexiones nerviosas en la corteza del cerebro” (Squire, 2992)

Es por esto que una persona mayor, puede llegar a llamar a un nieto con el nombre de todos los demás excepto el suyo, pero recuerde muy bien su infancia o cómo conoció a su esposo.

memoria1Esta compensación entre regiones cerebrales permite a los individuos desempeñarse tan bien en pruebas de memoria como una persona joven, pero también dificulta el diagnóstico oportuno de la enfermedad de Alzheimer, ya que ésta se detecta cuando el daño neuronal está tan avanzado que las zonas que antes no estaban afectadas, ahora comienzan a fallar.

Otro cambio que se observa es en la corteza prefrontal, la cual está encargada de comprobar la fuente de los recuerdos, lo que lleva a pensar a la persona que un acontecimiento imaginario o que vio en una película en realidad le sucedió.

Pero, ¿Hay algo que se pueda hacer para contrarrestar las fallas en la memoria?

Para empezar, se debe evitar presionar al individuo para que recuerde, porque esta batalla se vuelve desgastante tanto para el cuidador como para el adulto mayor, generándole ansiedad y dificultando aún más poder recuperar el recuerdo y dañando su autoestima.

Existen diversas técnicas que pueden ser utilizadas para ejercitar la memoria, algunas de ellas son:

  • Realización de crucigramas, sopas de letras, etc.
  • Visualización de una lista, transformando las palabras en imágenes.
  • Asociaciones de nombres con alguna de las características de la persona.
  • Relajando a la persona, haciéndole saber que no importa que ahorita no lo recuerde, ya lo recordara después.

Lo principal es tener paciencia con la persona, recordar que ahora vive en su propio tiempo y tiene la fortuna de vivir a su propia velocidad.

Gracias por visitar este blog de Psicología en Querétaro, si te gustó este artículo de psicología del desarrollo agradezco lo compartas en tus redes sociales, si tienes algún comentario con gusto lo leeré.

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: